La casa de turismo rural de Can Nentia

Can Nentia es una casa del Siglo IXX que formaba parte de una gran propiedad llamada Mas Sabenya, la familia Puig, Joan y Ángela bisabuelos de Joan se trasladaron a vivir a la casa hacia el 1922 como inquilinos, allí nació su hijo, Quimet, que se casó con María, se quedaron a vivir en la casa y la compraron en 1973.

La familia Nentia estuvimos viviendo allí hasta el año 2000 y con el cambio de milenio, nosotros , Joan y Cati, creímos que una buena salida por la casa sería convertirla en casa de Turismo Rural y Joan, constructor de oficio y enamorado de su trabajo, se entretuvo en los detalles, y, con mucha estima la puso al día pensando en el bienestar de los visitantes que ahora la disfrutan, le devolvieron el encanto de las casas catalanas, con techos de bóveda y vigas de madera, paredes de piedra o pintadas a la cal ...

Cati se ocupó de la restauración de los muebles y de la decoración, muebles antiguos restaurados, con todo su encanto.

Es una casa acogedora y sencilla, pero con todo lo necesario para una estancia confortable lo que la hace muy adecuada para familias con niños.

Can Nentia abría sus puertas como Turismo Rural en 2002

El año 2017 para celebrar el 15 aniversario de la apertura Can Nentia construimos la piscina de cloración salina, mucho más saludable que las de cloro tradicionales, tiene la misma concentración salina que una lágrima, no perjudica la piel ni el cabello, no destiñe los bañadores y da una sensación muy agradable en la piel.

Todo esto, para que vuestra estancia sea aún más placentera.

Sólo tenemos una casa lo que os da el privilegio, del uso exclusivo de todos los equipamientos.

Este sitio web utiliza cookies. Si sigue navegando consideraremos que está aceptando su uso. Más información sobre cookies